carencias y excesos en cultivo de marihuana

Las Carencias y excesos en la marihuana.

Cuando hablamos de excesos o carencias irremediablemente nos referimos a su alimentación. Como todo ser vivo, para su desarrollo, la planta de marihuana necesita alimentarse con determinados nutrientes para un óptimo desarrollo.

En concreto, nos centramos en nutrientes tales como el Nitrógeno, el fosforo y el potasio (más conocido como NPK). Entonces, las carencias o excesos vendrán directamente relacionados con la presencia o no de dichos nutrientes.

Para realizar un cultivo óptimo y obtener la mejor de las cosechas tenemos que controlar que las cantidades de estos nutrientes sean precisas, evitar caer en excesos o carencias, supondrá la diferencia entre el éxito o el fracaso en el cultivo.

Además de estos macronutrientes también existen los micronutrientes que, nos ayudan a hacer que la planta crezca y desarrolle aún mejor. Entre los micronutrientes más comunes encontramos el manganeso, cinc, cobre…

En este artículo pretendo centrarme en los 3 macronutrientes más importantes o NPK.Midiendo el pH

HAY QUE TENER EN CUENTA que aun teniendo tanto macro como micronutrientes en sus proporciones exactas, hay un elemento que nos puede hacer pensar que estamos ante una carencia o exceso: el pH.

La marihuana necesita un medio ligeramente acido, que se encuentre entre los valores 5,8 y 6,3 en una escala de 0 a 14. Manteniendo estos parámetros en línea tendrás el pH óptimo para su desarrollo.

Lo recomendable que, previo a cada riego, midamos el pH para así poder corregirlo.

Dicho estos, podemos resumir las carencias y excesos de NPK como una de los factores a tener en cuenta a la hora de cultivar marihuana, imprescindibles, para el correcto desarrollo de las plantas. Una carencia tiene fácil solución, solo tendremos que añadir el nutrientes que está generando esa carencia.

En el caso de los excesos la cosa se complica más. Suele ser la solución regar con abundante agua limpia tus plantas para así promover el drenaje del nutriente que está causando el exceso. De esta forma reduces sustancialmente la proporción de nutrientes, evitando así que el exceso deteriore más la planta.

CARENCIAS Y EXCESOS DE FÓSFORO

El fosforo es un macronutriente que difícilmente causa excesos puesto que se necesita en altas proporciones. Lo que sí que suele causar es carencias, manifestando en tu planta un color rojizo o violáceo en las hojas. Si notas que las hojas de tus plantas empiezan a oscurecer s color a tonos azulados o grisáceos, es el momento de ponerse manos a las obra y corregir la carencia de fosforo.

Carencias y excesos de fosforo

 

CARENCIAS Y EXCESOS DE POTASIO

Al igual que el fosforo, el potasio es difícil que escasee aunque de ser así las raíces se bloquean e impide la absorción de otros elementos. En cuanto a la carencia de Potasio notarás que las hojas de tus plantas adoptan un color amarillento hasta finalmente acabar quemándose (de las puntas hasta el resto de la hoja).

 

Carencias y excesos de potásio

 

CARENCIAS Y EXCESOS DE NITRÓGENO

El escaso nitrógeno en tus plantas provoca que las hojas más bajas, aun en plena fase vegetativa, adquieran un color amarillento y caen de forma temprana. Si esto sucede en fase de floración no te preocupes, pues la planta en esta fase centra sus esfuerzos en las flores.

El exceso de nitrógeno hará que tus plantas adquieran un color verde muy oscuro y las puntas de las hojas quedan arqueadas hacia abajo.

 

Carencia y exceso de nitrógeno

 

A modo de conclusión, hay que tener claro que no por abonar más significa que la planta va a crecer más y mejor. Todo ha de ser en su justa medida. Tanto el fosforo, como el potasio como el nitrógeno determinaran el éxito en tu cultivo, por ello la importancia de controlar las plantas para detectar carencias y excesos de forma temprana.

Si no te das cuenta y sigues con el cultivo de forma normal, tus plantas no darán la cosecha deseada y la calidad del producto final será sustancialmente más baja.

Compartir: